La mujer de Canarias que fue denunciada a la Inquisición solo por sonreír

Durante 1530, la Inquisición española vivía unos “años de plomo” particulares. Las ideas de Lutero se expandían por Europa a un ritmo vertiginoso y amenazaban con derrocar al catolicismo imperante en una Europa dominada por el emperador Carlos V. Y la abanderada del catolicismo sin duda era el Imperio español, que no había dudado en saquear…