El gran inquisidor español que era masón y afrancesado

Manuel Godoy, mano derecha del rey Carlos IV, se encontraba allá por 1797 en busca de un nuevo inquisidor general.  El conocido como “Príncipe de la Paz” había sustituido al cardenal Lorenzana, pues no se fiaba de él. Según el historiador y eclesiástico Andrés Muriel, descubrió por cuenta de Napoleón que el religioso estaba realizando…