La misteriosa piedra de Ama Birgin que recuerda enigmáticos cultos

Adentrarse en la sierra de Aralar es internarse en el corazón de lo desconocido, donde lo imposible puede ser posible si uno se descuida. Controlados en todo momento por el monte Txindoki, que no quita ojo a aquellos que osan entrar en sus dominios, el buscador de lo asombroso puede permitirse un suculento banquete de…